LA HISTORIA DE LOS GATOS

Publicado en por PalMundo

Tradicionalmente se pensaba que el gato había sido domesticado en el antiguo Egipto, pero una serie de estudios recientes (basados en evidencia arqueológica y genética) indican que probablemente ocurrió en el Oriente Próximo y en una fecha muy anterior: unos 10.000 años.



Hasta hace poco, el origen de los gatos era un misterio difícil de romper. Lógicamente deriva del gato montés Felis silvetris, pero ¿de qué población exactamente? Como en muchas otras ocasiones, el análisis del DNA mitocondrial nos ha dado una respuesta clara. Cuando se compararon las secuencias de mitocondrias procedentes de cientos de gatos domésticos y de las cinco subespecies conocidas de gato silvestre, los árboles filogenéticos agruparon a todos los gatos domésticos con F. silvestris lybica; una subespecie que habita en Oriente Próximo y Medio.





Sin embargo, en cuanto a la fecha de domesticación, el reloj molecular no nos permite afinar mucho más allá de unos 10.000 años. En cambio, la arqueología acude ahora en nuestra ayuda. En 2004 se encontró un esqueleto de un gato de unos ocho meses de edad (en la misma orientación que el esqueleto humano) en un enterramiento de la isla de Chipre de unos 9.500 años de antigüedad. Esto sugiere una relación especial entre ambos.



La verdad es que -a priori- el gato no es buen candidato para la domesticación. En primer lugar (en su estado salvaje) es un cazador solitario y territorial; la mayoría de las especies domesticadas son sociales y típicamente jerárquicas (lo que facilita el proceso, ya que los humanos juegan el papel de individuos alfa). En segundo lugar, es exclusivamente carnívoro, con muy poca capacidad de utilizar alimentos vegetales.




La hipótesis más probable (en línea con lo que también debió ocurrir en el caso del perro) es que los gatos se domesticaran solos. Los excedentes de grano en los primeros asentamientos agrícolas debieron atraer a un gran número de ratones. Y seguramente los ratones atrajeron a los gatos. En cuanto a los humanos, lo más probable es que los tolerasen, ya que poco daño podían hacer, y en cambio comían ratones y serpientes de vez en cuando. Así debió domesticarse el gato.

¿Domesticado? No tan deprisa. La verdad es que no lo están totalmente , ya que suelen sobrevivir y reproducirse sin intervención directa de los humanos. Todo el que haya convivido con uno, sabe que un gato es un espíritu libre.



Cuando las técnicas neolíticas empezaron a expandirse, los gatos domésticos viajaron con ellas. Las autoridades del Antiguo Egipto, que realmente (y literalmente) los adoraban, prohibieron su exportación; una medida que naturalmente no tuvo éxito. Así, los gatos se expandieron con el imperio romano y a través de las rutas comerciales con China. También se sabe que Colón llevaba algún gato en las carabelas.

A diferencia del perro, el gato no ha pasado por un proceso de selección artificial demasiado exigente. Los perros llevan milenios siendo seleccionados para determinadas funciones (pastor, guardián, cazador). No así los gatos que, como todo el mundo sabe, resulta imposible entrenarlos (no porque no sean inteligentes sino más bien por ser muy reacios a aceptar órdenes). Prueba de ello es la enorme diversidad fenotípica en los perros (compárese un San Bernardo y un chihuahua) que no se produce en los gatos. Si acaso, es posible que hayan sido “seleccionados” para resultar estéticamente agradables a los humanos (¿no son irresistibles de pequeños?). La cría y selección en serio no ha tenido lugar hasta periodos muy recientes.




El inicio de la agricultura supuso una revolución en toda regla, no sólo para los humanos, sino para otras muchas especies, ya que se generaron cambios radicales en los ecosistemas. Eso debió suponer un desastre para algunas y un oportunidad para otras, como nuestros domésticos amigos. Es evidente, que todo esto aceleró la evolución en algunos casos. En las últimas décadas, los cambios en los ecosistemas han sido también tan radicales que muchas especies se han puesto contra las cuerdas (o se han extinguido directamente).


¿CUANTOS AÑOS TIENE TU GATO?

O al menos, cómo calcular la edad de un gato en términos humanos. Si eres de los que tienes gato seguro que sabes perfectamente cuantos años tiene, pero los gatos como cualquier otro animal doméstico, envejecen mucho mas rápido que nosotros y probablemente desconoces realmente a cuantos años gatunos equivalen los años de nuestro calendario.

Un error muy corriente es pensar que cada año “humano” que transcurre equivale a 7 años “gatunos”. En realidad, el envejecimiento felino es mucho mas rápido durante sus dos primeros años de vida. Cuando cumple un año de vida el gato, en realidad es como si estuviera cumpliendo 15 años y con dos años de edad el mismo gato sería un joven adulto de 24 años. Cada año siguiente envejece aproximadamente 4 años gatunos por cada año de calendario. Así con 5 años, en realidad tendría aproximadamente 36.

Es importante hacer notar que un gato callejero envejece mucho mas rápidamente, hasta dos veces mas rápido incluso, que un gato casero.



En el gráfico anterior tienen una tabla bastante sencilla de equivalencias entre años humanos o de calendario y años gatunos. Las cifras de color azul es la edad en términos humanos y luego tenemos una linea de color marrón clarito donde aparece la edad equivalente para un gato casero mientras que la marrón oscuro sería la edad equivalente de un gato callejero. A partir del tercer año de edad es cuando realmente se hace evidente el prematuro envejecimiento de los gatos callejeros debido a sus peores condiciones de vida y alimentación.

Por ejemplo, al cumplir 8 años, la edad real de un gato casero sería de 48 años, mientras que el mismo gato de 8 años si fuera callejero, realmente tendría 72.. un anciano!

Lanzo una pregunta al ruedo para los que tengan gato o lo hayan tenido para ver que edades alcanzó. ¿Cuantos años tiene tu gato o cual ha sido el gato que has tenido y ha llegado a mas edad?





Etiquetado en Pensando y Sintiendo

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post